Saltar al contenido

Albania en 3 días

Quieres visitar Albania en 3 días ya que cuentas con poco tiempo? Ya te explicaré como hacerlo pero antes es importante decir que es una páis de musulmanes a ortodoxos, de paradisíacas playas a picos montañosos con una cultura increíble que nunca dejará de sorprenderte. Esta miscelánea forma un país que, más allá de los problemas que tuvo últimamente, es una opción para los turistas ávidos por destinos excitantes y poco concurridos.

Que ver en Albania en 3 días?

Si buscas que ver en Albania estás en el lugar adecuado. Albania fusiona hasta el día de hoy las encantadoras tradiciones mediterráneas con la eficiencia del estilo soviético. Es una vertiginosa mezcla de religiones, estilos, culturas y paisajes.

Entre las distintas civilizaciones que habitaron la región estuvieron los griegos, que llegaron durante el s. VII a.C. Éstos tomaron control del sur, porción que Albania reclama hasta el día de hoy. Más tarde, hicieron su aparición los romanos; luego, los visigodos, hunos, eslavos, quienes lucharon durante muchos años. Los serbios, turcos, otomanos y hasta los venecianos también tuvieron en el pasado parte del país. Sin embargo, esta inestabilidad política se interrumpió con la ocupación otomana, desde el 1479 hasta 1912.

En 1878, la Liga de Albania en Prizen (actualmente Kosovo) comenzó una lucha por la autonomía, la cual perdura hasta hoy. En 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, Albania fue el único país de Europa del Este que echó a los alemanes sin la ayuda del ejército soviético. Después de la Guerra, los comunistas consolidaron igualmente su poder, y en 1946 declararon la República Popular de Albania. Las elecciones de 1992 terminaron con 47 años de gobierno comunista al elegir al Partido Democrático, que, entre sus primeras medidas, persiguió a los miembros del partido comunista. Sucesivos líderes denunciaron la represión serbia sobre la mayoría étnica albanesa en Kosovo, el último lugar en el que se desarrollaba una guerra a fines del siglo XX.

La polifonía es una tradición del sur de Albania, que data de tiempos remotos. Consiste en mezclar varias partes independientes, vocales e instrumentales. Las canciones generalmente tratan temas épicos y suelen ser lentas y armoniosas, con hermosas melodías, que llegan a un clímax al generar una gritería. La lengua de Albania tiene dos vertientes, la Tosk y la Gheg, las cuales se separaron 1.000 años atrás. En 1972 se unificó el idioma. El italiano es muy útil al viajar por el país, ya que muchos albaneses lo aprendieron antes de 1943. El país cuenta con una mayoría musulmana pero entre 1967 y 1990 fue el único estado oficialmente ateo del mundo, razón por la cual muchas iglesias fueron convertidas en cines. Ahora las iglesias y las mezquitas se están erigiendo por todo el país, aunque una nueva religión aparece en escena: la evangelista norteamericana. La cocina albanesa tiene una gran influencia de la turca. Los platos populares son çonlek (estofado de carne y cebolla), fërges (estofado de bife), rosto me salcë kosi (roast beef con una salsa agria) y tave kosi (cordero con yogur). El almuerzo es la comida más importante, aunque últimamente salir a comer afuera por las noches se ha vuelto casi una costumbre en Tirana. Para después de la comida, son muy populares el helado (akullore) y el café. Este puede ser kafe turke, tan fuerte que casi camina sobre la mesa hasta la boca, o kafe ekspres. Para acompañar la comida, el vino blanco es mejor que el tinto. Otras opciones de bebida son raki (brandy), konjak (cognac), uzo (licor al anís parecido al ouzo griego) y varios otros licores. Si los llevan a un bar, siempre ofrézcanse a pagar la cuenta; lo más probable es que el que lo aloje no se lo permita pero apreciará mucho su gesto.
Albania está hoy en día empezando a lidiar y a aceptar la democracia, el mundo exterior y los visitantes extranjeros. A pesar de los horrores de la guerra y de la cantidad de refugiados que desembarcaron en el país, algo que nunca perderá Albania son sus espectaculares montañas de verde vegetación, el cálido sol del Mediterráneo y las cristalinas aguas del mar Adriático.

Que ver en Butrint

La ciudad de Butrint es famosa por sus antiguas ruinas, las cuales se encuentran a 18 km de Saranda. Estas son consideradas una joya de la humanidad. Virgilio asegura que Butrint fue fundada por los troyanos, aunque no se han encontrado evidencias que lo confirmen, por más que la ciudad fue excavada hasta más no poder. Antes de la Segunda Guerra Mundial, buscadores de tesoros italianos saquearon muchas de las reliquias. Afortunadamente, han sido devueltas en gran parte y están expuestas en el Museo Nacional de Historia de Tirana. Los griegos fundaron la ciudad en el siglo VI a.C., pero al parecer estaba habitada desde mucho tiempo antes por los ilirios. Cien años después de la llegada de los griegos, Butrint ya era un puesto de intercambio y comercio importante con su propia acrópolis, cuyas ruinas se pueden visitar hoy en día. Dentro de la acrópolis se pueden ver aún los baños públicos, un teatro y otras increíbles reliquias de antiguos tiempos. Se puede llegar a Butrint por la ruta desde Saranda, que se conecta con Tirana y Vlora por ómnibus. Las ruinas están casi en la frontera con Grecia, a 160 km de Tirana.

Baños Públicos

Baños públicos de Butrint

Cerca del teatro, los Baños tienen mosaicos geométricos. Más adentro del bosque se puede ver una pared con inscripciones griegas y un baptisterio del siglo VI decorado con coloridos mosaicos de animales y pájaros.

Fortaleza

Fortaleza, Butrint, Albania

Arriba, como cuidando todo el lugar, se encuentra la fortaleza triangular construida por el “señor de la guerra”, Ali Pasha Tepelena en el siglo XIX.

Teatro

Este teatro construido en el siglo 3 a.C. se ubica en el bosque, debajo de la acrópolis. También fue usado para presentaciones con los romanos.

Teatro antiguo

Que ver en Durres

A diferencia de Tirana, Durrës (o Durazzo en italiano) es una antigua ciudad, fundada en el 627 a.C. por los griegos. Por siglos gozó de la reputación de ser uno de los mayores puertos de la costa adriática y el comienzo de la Via Egnatia, ruta que terminaba en Constantinopla. Las tropas italianas que aterrizaron sobre Durrës se encontraron con una breve pero feroz resistencia. Los que murieron defendiendo al país son considerados los primeros mártires de la Guerra de Liberación Nacional. Las ruinas romanas y los fuertes bizantinos embellecen esta ciudad industrial y puerto comercial, que hacen de Durrës la segunda ciudad de Albania. Sobre la calle portuaria, cerca del puerto se encuentra el Museo Arqueológico. Detrás de éste se ven las murallas de la ciudad, del siglo VI, construidas tras las invasiones visigodas del 481 y con el agregado veneciano de unas torres circulares del siglo XIV. Durrës se encuentra a 38 kilómetros al oeste de Tirana y es fácilmente accesible por tren. Si vienen de Italia, pueden tomarse algunos de los ferries que parten desde Trieste, Ancora y Bari. También hay servicios desde Koper, Eslovenia.

Anfiteatro Romano

Construido entre los siglos 1 y 2 d.C. Es impresionante y se ubica en el monte, justo dentro de él.

Baños Romanos

Al pasear por el centro de la ciudad, no se pierdan los Baños Romanos, justo detrás del teatro Aleksandër Moisiu, en la plaza central.

Palacio del rey Ahmet Zag

Se ubica al oeste del anfiteatro. Enfrente se ve una estatua de Skënderberg e, incongruentemente, grandes radares puestos por el ejército italiano.

Que ver en Gjirokastraes

Gjirokastraes

La ciudad de Gjirokastraes, apodada la “ciudad museo”, es en extremo pintoresca. Está ubicada en el costado de una montaña sobre el río Drino. La ciudad ya estaba muy bien establecida para el siglo XIII, pero la llegada de los turcos le trajo esplendor y bullicio, en especial por el floreciente bazar donde los tejidos, la seda y el aún famoso queso blanco se comercializaban. En el centro de la ciudad se puede ver la mezquita Bazaar. Lo más recomendable para visitar Gjirokastra es no parar de caminar, perderse en las calles de la ciudad que lo conducirán cada cien metros a una reliquia. Se encuentra a 120 km del sur de Tirana y se llega fácilmente por ómnibus.

Citadela

Se ubica en el centro y domina la ciudad. La construcción del siglo XIV es ahora un museo de armamentos.

Mëmëdheu ABC Monument

El monumento se ubica en el centro de la ciudad y conmemora el renacer de la educación de Albania en el siglo XX.

Que ver en Shkodra

Shkodra (o también Shkoder, y en italiano Scutari) es una de las ciudades más antiguas de Europa y el centro tradicional de la cultura gheg. Ya en el 500 a.C., había una fortaleza que protegía la ciudad, ubicada donde se encuentran los ríos Buna y el Drin. En este mismo lugar comienza la ruta hacia Kosovo.

Shkodra

Los cielos de Shkodra están dominados por la moderna e impresionante mezquita Sheik Zamil Abdullah Al- Zamil. En el pasado, la ciudad estuvo muy influenciada por el catolicismo, lo que se evidencia en la iglesia franciscana. La ciudad tiene cerca un lago que lleva su mismo nombre, sobre el cual se erige una fortaleza, que guarda una leyenda muy antigua. A Shkodra se puede acceder por ómnibus y tren desde Tirana, a 80 km al sur, o por ómnibus desde Durrës.

Fortaleza Rozafa

A 2 km al sudeste de Shkodra, cerca del sur del Lago Shkodra. La leyenda cuenta que una mujer llamada Rozafa fue encerrada aquí, pero pidió que le construyeran dos agujeros para poder amamantar y alimentar a su hijo. Hoy en día, las madres que deben amamantar se congregan para rociar sus pechos con el agua color leche.

Iglesia Franciscana

Sobre Rruga Ndre Mjeda. Es de vuelta una iglesia, ya que durante el período de ateísmo de Albania funcionó como un auditorio.

Mezquita Leaden

Debajo de la fortaleza, esta mezquita es la única que sobrevivió a la destrucción de la Revolución Cultural de 1966.

Muzeo Popullor

Cerca de la Mezquita Sheik Zamil Abdullah Al-Zamil, este museo exhibe pinturas recientes y fotos históricas en la parte de arriba. Abajo cuenta con una impresionante colección arqueológica.

Que ver en Tirana

Tirana es la capital de Albania desde 1920. Es tan agradable y pequeña como para recorrerla a pie. Está situada casi a mitad de camino entre Roma y Estambul, lo que se ve reflejado en su arquitectura, muy marcada por las dos culturas. Sin embargo, lo que da a Tirana un toque tan particular es la otra gran influencia: el estilo soviético. Para explorar Tirana, se acostumbra empezar por la plaza Skënderberg en el corazón de la ciudad. A continuación, la montaña Dajti, de 1.612 metros de altura, que se ubica al este de la ciudad. Vale la pena una visita al mercado de ese lado de la capital.

La ciudad cuenta también con museos, palacios y otros edificios históricos. Al sur de la ciudad, sobre la orilla del río Lana, se encuentran las blanquísimas murallas del antiguo museo Enver Hohna, el cual ahora se utiliza ocasionalmente para exhibiciones, pero parece que en un futuro será una discoteca. La manera más económica de dormir es alquilando un departamento o en una casa particular. Antes, la elección eran los hoteles del estado, pero hoy en día, los que no cerraron se están remodelando y cobran precios excesivos.

Tirana

Los nuevos hoteles también son muy caros. Para comer barato, los mejores lugares son los que se encuentran cerca de la plaza Skënderberg o en Bulevardi Dëshmorët e Kombit. A su vez, modernos bares han ido apareciendo paulatinamente. La ciudad de Tirana no tiene desperdicio alguno. Su particular arquitectura convierte un simple paseo en toda una experiencia. Las estrellas rojas han sido quitadas de las fachadas de los edificios soviéticos. Además, la capital alberga una cantidad impresionante de museos, que exhiben el arte del país y su cultura. Una parada obligada para cualquiera que visita Albania.

Mezquita de Ethem Mey

Enfrente de la entrada a la Biblioteca Nacional, se encuentra la cúpula y minarete de esta mezquita construida en 1793, una de las edificaciones más distintivas de la ciudad. Erguida al lado de la mezquita, se encuentra la torre del reloj, construida en 1830.

Museo Arqueológico

Al sur, en Bulevardi Dëshorët e Kombit, se encuentra el ultramoderno Palacio del Congreso, y cerca de él, el museo arqueológico, que contiene una fantástica colección de objetos de tiempos prehistóricos y del Medioevo.

Museo nacional de la historia

Es el museo más grande y elegante del país. Se ubica cerca del Tirana International Hotel, un edificio de 15 pisos, el más alto de la ciudad. En la fachada del museo se puede apreciar un mosaico titulado “Albania”, que es simplemente imponente.

Palacio de Cultura

Al Este de la ciudad, este complejo cuenta con un teatro, un restaurante, un café y una galería de arte. La influencia soviética se nota en su tosca arquitectura. La entrada a la Biblioteca Nacional, también dentro del complejo, es por la parte sur del edificio.

Donde queda Albania?

Visita nuestra Tienda:

Necesitamos de tu apoyo para financiar nuestro blog! Puedes realizar donaciones o comprar algún artículo de nuestra tienda!